tucontactomedico.com

Banner
Ud. esta aquí: Noticias Psicología
E-mail Imprimir PDF

El Suicidio en Venezuela

Diariamente dos venezolanos ponen fin a su existencia y se suman a las más de 900 mil personas que lo hacen cada año en el mundo. El fenómeno ha crecido 60% en los últimos 45 años y afecta cada vez a más jóvenes.

876 venezolanos se suicidan cada año, según reporta el Ministerio de Salud en su último anuario de mortalidad (2008). Esto quiere decir que cada 24 horas dos paisanos acaban con su vida por voluntad propia. Aunque la cifra ha ido descendiendo en los últimos años y el número puede resultar bajo frente a otras causas de muerte como el cáncer o las enfermedades del corazón, para los allegados a un suicida la tragedia es más grave de lo que indican las estadísticas.

"La complejidad de este acto tiene un impacto devastador para familiares y amigos, alerta la Asociación Internacional para la Prevención del Suicidio, dejándolos con incertidumbre sobre las causas, preguntándose qué señales no vieron y manejando el duelo por la pérdida en medio de culpa, rabia, estigma o abandono", se lee en su página www.iasp.info.

El 10 de septiembre fue el Día mundial de la prevención del suicidio. Según la OMS, una persona acaba con su existencia en el planeta cada 40 segundos y el suicidio es la tercera causa de muerte entre quienes tienen entre 15 y 44 años. En Venezuela, siete de cada 10 casos se registran en ese rango de edad.

Los suicidios son la salida que encuentran, en muchas oportunidades, quienes sufren depresión, un desorden mental que padecen 121 millones de individuos en todo el mundo y que supone un estado de "tristeza permanente, sentimientos de culpa profunda y pérdida de interés por las cosas de la vida, que disminuye la capacidad de quien la sufre de hacerse cargo de sus tareas cotidianas (definición de la OMS.

"En muchos suicidas ha habido una larga historia de problemas mentales, principalmente depresión, desórdenes alimentarios o esquizofrenia -se lee en www.bbc.co.uk. Otros factores incluyen enfermedades físicas, abuso de drogas y alcohol, aislamiento social, así como problemas de dinero o vivienda. Sin embargo, en uno de cada cinco suicidios, especialmente entre los jóvenes, no ha habido signos previos de dificultad emocional, sino una súbita molestia como impulso".

Los hombres son las principales víctimas del suicidio en el mundo y Venezuela no escapa a esta situación. Según los datos oficiales del Ministerio de Salud, en 2008, 707 varones se quitaron la vida versus las 169 damas que lo hicieron, lo que representa 81% de los casos. La mayoría de ellos no había cumplido 45 años.

Estadísticas mundiales revelan que menos de 25% de las personas deprimidas ha sido diagnosticada o recibe tratamiento. Identificar y atender tempranamente éste y otros problemas psicológicos resulta prioritario para los expertos, por cuanto puede significar la salvación de muchas vidas. "Aunque la mayoría de las personas que sufren depresión no se mata, la depresión no tratada puede incrementar el riesgo de un posible suicidio, apunta un material orientador de www.allaboutdepression.com, página informativa avalada por la Asociación Internacional de Prevención del Suicidio. Los pensamientos y conductas suicidas pueden ser síntomas de una depresión moderada o severa. Estos síntomas normalmente suelen ser manejados con tratamiento adecuado y pueden ser evitados con una temprana identificación de la enfermedad. Cualquier amenaza de suicidio debe ser considerada y evaluada inmediatamente por profesional calificado".

De hecho, la OMS insiste en que sólo un pequeño número de suicidios ocurre sin advertencia previa. "Quienes deciden matarse dan avisos definitivos sobre sus intenciones. Por lo tanto, cualquier señal de este tipo debe tomarse en serio. Además, la mayoría de la gente que intenta suicidarse es ambivalente y no necesariamente quiere morir". El organismo sanitario también recomienda otras estrategias institucionales, comenzando por el entrenamiento del personal médico de atención primaria, para hacerlo capaz de detectar problemas emocionales o síntomas de depresión, de manera de atacarlos a tiempo. Además, exhorta a emprender acciones como el control de armas y otras sustancias. "Restringir el acceso a los métodos más comunes de suicidio ha probado ser efectivo en la reducción de los índices de suicidio", se lee en www.who.int.

La OMS también advierte sobre el especial cuidado que deben poner los médicos en la administración de fármacos. "Algunos estudios muestran relación entre el suicidio y la sobredosis de antidepresivos, lo que sugiere la estricta supervisión que hay que tener a la hora de prescribir estos medicamentos a pacientes deprimidos o con problemas psicológicos que han manifestado intención de suicidarse, a quienes no les deberían recomendar más que unas pocas cantidades de drogas".

Extienda la mano
"Me voy a matar". "No encuentro sentido a mi vida". "Quiero terminar este dolor". Si un familiar o amigo le dice cosas como ésta no lo tome a la ligera. Estas palabras pudieran ser los gritos de auxilio de quien está sumergido en una severa depresión, principal causa de los suicidios. "No es verdad que si una persona habla de suicidarse no atentará contra su vida -se advierte en el material de www.allaboutdepression.com. La gente con conducta suicida puede hacer estos comentarios por distintas razones. Por eso es importante tomar en cuenta esas afirmaciones y ayudar a la persona a obtener evaluación y tratamiento médico. Alguien en crisis puede no darse cuenta de que necesita ayuda o estar bloqueado para buscarla. Hay que recordarle que existe tratamiento contra la depresión y que se comienza a experimentar mejoría rápidamente".

El acompañamiento resulta fundamental. Los expertos recuerdan que cuando alguien piensa en matarse es porque siente que no puede con el dolor y sufrimiento que enfrenta, además de sentirse abandonado a su suerte, aunque no lo esté. Hacerle entender que hay otra salida es tarea prioritaria.

Conozca más sobre el tema en “10 de septiembre Día Mundial para la Prevención del Suicidio”

Fuente: www.estampas.com